El sobrepeso y la obesidad tienden a volverse paisaje cuando de reconocer enfermedades prevalentes en los diferentes grupos poblacionales y ocupacionales  se trata. La alta presentación de estas dos entidades lleva a que tanto el personal de salud como la población general minimicen los potenciales efectos devastadores de esta enfermedad sobre la funcionalidad y el estado de salud del ser humano.

Así como los procesos fisiológicos que traen consigo los cambios normales en el envejecimiento; el sobrepeso y la obesidad agregan por sí solas un menoscabo adicional de la capacidad funcional y de la capacidad de trabajo de todos los grupos poblacionales.


¿Cuáles son los efectos de los trastornos del peso?

Los efectos de los trastornos del peso corporal no pueden encasillarse solamente como precursores de enfermedades metabólicas y cardiovasculares; también deben considerarse como factores de bajo rendimiento físico, Hipo actividad, trastornos del sueño, trastornos de estado de ánimo, y como factores agravantes en la génesis de las enfermedades osteomusculares.

Además, a medida que pasa el tiempo los depósitos de grasa de nuestro cuerpo aumentan y la cantidad de masa muscular disminuye progresivamente con un aumento  de la fragilidad y la susceptibilidad a lesiones o síntomas osteomusculares.


¿Cómo se llega a padecer sobrepeso y obesidad?

Como es habitual en nuestro entorno, cuando no se realiza actividad física se ingieren más nutrientes de los que nuestro cuerpo necesita, por tanto la alimentación es inadecuada. Y si se tiene un consumo frecuente de alcohol, de dulces, grasas, tabaco o sustancias psicoactivas, se obtiene la presentación  inicialmente de sobrepeso (IMC mayor a 25) y posteriormente de la obesidad (IMC  mayor a 30).


Esto es el resultado de los propios hábitos arraigados dentro de los diferentes grupos culturales, poblacionales y su repercusión en las conductas individuales.


¿Cómo afectan el sobrepeso y la obesidad en el trabajo?

Además, de llevar al organismo a puntos de no retorno como presentación de trastornos Metabólicos como la diabetes, Hipertensión Arterial, Enfermedad coronaria, Enfermedad Cerebrovascular, trastornos del sueño, trastornos del estado de ánimo, etc. El sobrepeso y la obesidad también comprometen la funcionalidad física; lenta y progresivamente hasta comprometer la capacidad de trabajo.

Como en todas las entidades patológicas secundarias a los factores de riesgo  Modificables (consumo de alcohol, dieta, consumo de tabaco, consumo de sal, actividad física), se debe tener en cuenta la multicausalidad. Entendiéndose como la interrelación entre factores individuales, condiciones laborales, extra laborales y de medio ambiente; a los que cada individuo entre en exposición. Y posterior a la cual se pueden o no presentar enfermedades dependiendo de susceptibilidades individuales.

Todas las actividades de trabajo  inclusive las que son clasificadas generalmente como trabajo estático (labores en posturas fijas prolongadas por ejemplo trabajo de oficina) tienen un gasto energético y requieren de la acción de grupos musculares específicos que actúan coordinadamente para mantener la postura.


Por tanto, podemos concluir que en cualquier actividad de trabajo hay unos requerimientos físicos específicos y por ende unos grupos musculares a fortalecer según las tareas a ejecutar.


¿Cuál es nuestra recomendación?

El mantenimiento de un adecuado funcionamiento del cuerpo es una responsabilidad individual. La actividad física va a contribuir no solamente al mantenimiento del peso corporal y a la resistencia al trabajo de gasto energético, sino también al mantenimiento del tono muscular tan necesario para mantener la rigidez necesaria en las estructuras musculares que protegen nuestro sistema músculo esquelético; tanto de lesiones y desgarros.

Confiriendo resistencia adicional a traumatismos, conservando la fuerza y estabilidad para garantizar los arcos de movimiento necesarios para la ejecución de las actividades básicas de la vida y como para la realización de actividades de trabajo. 

Así que los invitamos a realizarse la siguiente pregunta: ¿Qué estoy haciendo yo para contribuir con el deterioro de mi organismo y de mi capacidad de trabajo?


El sobrepeso, la obesidad y el COVID-19

El Sobrepeso y la Obesidad configuran no solo un factor de riesgo de presentación de COVID grave, sino que también representan un aumento de riesgo de presentación de enfermedades no transmisibles concomitante discapacidad resultante de las mismas o muerte; sino también un marcador visible desde el inicio mismo de sobrepeso de pérdida progresiva de capacidad física y de menoscabo de la capacidad de  trabajo.

 

Dr. Alejandro Mendoza Alvarán  

Médico Especialista  en salud ocupacional Gerencia y control de Riesgos. Especialista en Ergonomía

Todos los artículos